¿Presente o gerundio? En los desarrollos de aprendizaje que dictamos, suelo hacer esta pregunta, y cuando alguien elige el presente, le pregunto  ¿por qué? la respuesta corta suele ser: vivir aquí y ahora permite concentración y enfoque. Cierto así es, además inhibe el estrés.

Así aprendí que: por eso elijo el gerundio, porque: “aquí y ahora, es gerundio” haciendo, viviendo, disfrutando. No es simplemente: hago, vivo y disfruto; que antes de pronunciarlos se hacen futuro y convierten en pasado.

Veamos: cuando yo pienso en decir “vivo”al decirlo es futuro respecto al momento en que lo pensé y al oír su sonido ya es pasado.

Pero, cuando pienso en decir viviendo ese viviendo ocupa todo el espectro de presente, futuro y pasado y sigue existiendo mientras sigo viviendo.

Recordemos que gerundio es un tiempo verbal dinámico que comienza en el pasado de inmediato, pasa al presente, pisa el futuro, para enseguida convertirse en pasado.

De manera que no es sano vivir solo el presente por lo efímero, ni en el pasado por su inmutabilidad, ni vivir en un futuro que no ha llegado y apenas llega desaparece.

Esto es, ni presente ni futuro por fugaces; ni pasado porque es lo que ya viviste o pudiste vivir, que -hasta hoy- es inmutable; aunque si puedes mutar la emoción con que lo recuerdas si no te gusta la original, pero de eso hablaremos en otra ocasión.

Te estoy invitando a que lo vayas pensando, porque el tiempo de vivir, hacer y disfrutar, es el gerundio: haciendo, viviendo y disfrutando.

Para finalizar, parafraseando a Séneca (no textual) diré que:

La vida más agitada es la de quienes: olvidan los tiempos pasados, se aferran  al presente y tiemblan ante el futuro.

Vivamos en gerundio = Viviendo.