Una de las premisas de la PNL, se expresa como sigue:

“El elemento más flexible de un sistema, es el que toma el control”

En principio se refiere a la flexibilidad cerebral, aunque para tener elasticidad física es necesario haber desarrollado la plasticidad neuronal que nos permite observar y evaluar infinitas opciones para elegir la mejor, según el  momento, lugar y circunstancia.

En este orden de ideas tenemos que, Alfred Korzybski afirmó que:

“…el progreso del ser humano es, en gran medida consecuencia de la superior flexibilidad de sus sistemas nerviosos”

De manera que, la neuroflexibilidad es muy importante para tener una vida más plena, creativa, empática, resiliente y proactiva.

Por lo antes dicho, esbozaré algunas sugerencias para ejercitar el cerebro.

  • Caminar es excelente, se afirma que mejora la memoria y estimula el aprendizaje.
  • La marcha en retroceso es un tres en uno porque ejercita cuerpo, cerebro y espíritu, en efecto, al caminar ejercitas el cuerpo y al hacerlo hacia atrás, entrenas el cerebro al sacarlo de su zona de confort, lo cual requiere un grado de concentración abstrayente que favorece al espíritu.
  • Usa tu mano menos dominante para peinarte, cepillarte los dientes, maquillarte, abrir puertas, destapar frascos, etc., se trata de pequeños retos que le imprimen flexibilidad al cerebro.
  • Cuenta del cien al uno e Intercala tu nombre entre los números, en mi caso sería: cien Yajaira, noventa y nueve Yajaira, noventa y ocho Yajaira y así hasta el uno, de esta forma le das mayor complejidad a la cuenta regresiva.
  • Lee y dramatiza la lectura en voz alta, asume uno de los personajes; para estimular la flexibilidad imaginativa y la creatividad.
  • Además, ríe a carcajadas las endorfinas estimularán tu cerebro favoreciendo tu autoestima, gratitud, resiliencia y empatía.

Si deseas más ejercicios de flexibilidad neuronal, visita la sección de “Regalos para tu bienestar” en www.Risarmonia.com/